La posverdad rompió la lógica de la información, ahora la verdad es una alternativa
26 diciembre, 2020
Ministerio para Agricultura Urbana ha consolidado espacios productivos en 120 urbanismos de la GMVV
26 diciembre, 2020

Terrorismo Psicológico, destrucción de la moral y espíritu de la nación

Al finalizar la II Guerra Mundial, el Pentágono absorbió y procesó toda la experiencia Nazi y desarrolló la doctrina de la “guerra psicológica”. Los métodos del nazismo se convirtieron en los manuales de contrainsurgencia y la guerra de baja intensidad (GBI). “Según Chomsky, allí estaría el origen del terrorismo como arma de los fuertes, como instrumento al servicio de un sistema de poder en el mundo occidental, que él define como terror benigno o terror al por mayor, diferenciándose del terror al por menor, que es el ejecutado por un individuo o grupos marginales, cuya violencia es menos extensa tanto en escala como en poder destructivo que la violencia oficial” (Fazio, 2013, p.20).

A comienzos de la Guerra Fría (1949), un alto funcionario del departamento de propaganda de EE.UU, llamado D. Lerner, escribió: “Entre los principales cambios a que conduce la transición de la paz a la guerra, figuran: las sanciones se convierten en guerra económica, la diplomacia se convierte en guerra política, la propaganda se convierte en guerra psicológica”. Al año siguiente, el Pentágono oficializaba el concepto en términos militares: “La guerra psicológica es el uso planificado de medidas propagandísticas por la nación en tiempos de guerra o en estado de emergencia declarado, medidas destinadas para influir en las opiniones, emociones, actitudes y conducta de los grupos extranjeros, enemigos, neutrales o amigos, a fin de apoyar la realización de la política y los objetivos nacionales” (Fazio, 2013, p.21).

Mas adelante, en los años ochenta, la guerra psicológica formó parte de la GBI, perfeccionada en el Pentágono como una variable de la contrainsurgencia clásica: labores de inteligencia, acción cívica y control de poblaciones. Este conflicto evolucionó como “…una lucha político-militar limitada para alcanzar objetivos políticos, sociales, económicos y psicológicos. Con frecuencia es prolongada y varía desde presiones diplomáticas, económicas y psicológicas hasta el terrorismo y la insurgencia”. 

En la nomenclatura militar, las operaciones psicológicas son herramientas que buscan influir en la conducta de la población civil, del enemigo y de la propia fuerza. “En situaciones bélicas, la guerra psicológica trata de explotar las vulnerabilidades del enemigo y su base de apoyo: miedos, necesidades, frustraciones. Y eso incluye a mujeres y niños, porque en esa guerra no declarada no hay leyes que protejan a los combatientes; el terror como instrumento político de control de las mayorías, que busca generar dependencia, intimidación e incapacitar cualquier repuesta autónoma de la población organizada” (Fazio, 2013, p.23).

Se trata entonces, de “dominar la voluntad del otro, considerado enemigo. Para lograrlo se acude a medios habitualmente no calificados de guerreros. Entre ellos, la dominación del espíritu. Una de las características de la guerra psicológica es el ocultamiento sistemático de la realidad” (Fazio, 2013, p.23).

Los seres humanos, desde la antigüedad, hemos hecho un uso manipulador del lenguaje, con la finalidad de dominar a otros. La palabra ha sido utilizada desde entonces con la intención de aterrorizar y mantener las verdaderas relaciones de dominio y explotación.

El ejercicio de la violencia psicológica dirigida a la población civil tiene como propósito generar miedo, y para ello, se utiliza la manipulación del lenguaje, como el terrorismo. “Las palabras son como minúsculas dosis de veneno que pueden tragarse sin darse uno cuenta. El arma más letal es el lenguaje. Sin palabras no hay guerra”. (1)

Así como Cuba, Nicaragua, Bolivia, Irán, Rusia y China, Venezuela es víctima de una GBI que apunta a producir un cambio de gobierno constitucionalmente elegido, por medio de la vía coercitiva, la guerra económica y el terrorismo mediático. Pretende desmoralizar al pueblo con operaciones psicológicas, a través de campañas mediáticas que falsean la verdad; mintiendo, calumniando, tergiversando y desnaturalizando la realidad política, social, económica y cultural del país, alterando el estado mental de la sociedad venezolana a fin de generar una conmoción social y política.

La psicóloga venezolana Ovilia Suárez sostiene que “la guerra psicológica pretende la destrucción de la moral y la vida espiritual de la nación, por la voluntad de otra nación”. Busca impulsar el rencor político en Venezuela. “El odio no se inocula, se manipula, se incita en el contexto social, cultural o político, mediante mensajes sistemáticos”. (2)

La alteración y desequilibrio constante de la cotidianidad del pueblo venezolano se ve potenciada en las dificultades económicas que enfrenta la población en general que, junto con la guerra política y el terrorismo mediático, conforman un solo cuerpo. “Al perder la estabilidad económica, las personas están con mayor incertidumbre y a eso se le suma una campaña psicológica que promueve más incertidumbre, lo cual genera mucha angustia”.

Al mismo tiempo, las falsas noticias se difunden internacionalmente sobre Venezuela con la idea de generar una opinión pública contraria al proceso revolucionario, que justifique un eventual ataque contra nuestro país. En contraposición a estas operaciones psicológicas, “la voluntad de paz del pueblo venezolano ha logrado evitar una situación de conmoción y conflicto armado”, ha destacado la investigadora. (3)

Wilfredo Pérez Bianco

Periodista

(1) Romero V. (16 de abril de 2008) Libertad de expresión y terrorismo mediático. Rebelión Recuperado el 15 de septiembre de 2020 de https://rebelion.org/libertad-de-expresion-y-terrorismo-mediatico/

(2) González R. (05 de junio de 2019) Operaciones psicológicas buscan impulsar el odio político en Venezuela. CONATEL Recuperado el 15 de septiembre de 2020 de http://www.conatel.gob.ve/operaciones-psicologicas-buscan-impulsar-el-odio-politico-en-venezuela/

 

(3) Peñuela W. (19 de marzo de 2019) Guerra psicológica pretende alterar a la población venezolana, afirma experta. Xinhua. Recuperado el 15 de septiembre de 2020 de http://spanish.xinhuanet.com/2019-03/20/c_137909669.htm

Para enriquecer esta temática, puedes dar tu aporte a través de contacto@ivpa.gob.ve

Conocer la realidad para transformarla