Simón Bolívar.  El Padre de la Patria Grande

Simón Bolívar nace en Caracas un 24 de julio de 1783. Su infancia y parte de la adolescencia discurrió entre los valles de Aragua y la ciudad de Caracas. Tuvo la oportunidad de formarse con los mejores maestros y pensadores de la ciudad, entre los que figuraban Andrés Bello y Simón Rodríguez, siendo este último quien logró calmar y sembrar al ímpetu nervioso y rebelde del joven, ideas revolucionarias, independentistas y antiimperialistas.

Para el año 1799, Bolívar desembarca en tierras peninsulares, por instrucciones de su tío Esteban. El ambiente de Madrid le seducía: frecuentaba los salones de lectura, baile y tertulia, y observaba maravillado la corte del reino desde los jardines de Aranjuez, lugar que evocaría en sueños delirantes en su lecho de muerte.

Allí conoce a María Teresa Rodríguez del Toro, con quien se casaría el 26 de mayo de 1802. Inmediatamente se trasladan a Caracas y, a pesar de los resquemores que canalizaban los criollos a través de sus conspiraciones, Bolívar permaneció junto a su esposa, llevando una vida tranquila. Lamentablemente María Teresa murió pocos días después de haberse contagiado de fiebre amarilla, en enero de 1803. Bolívar, desilusionado, decide alejarse nuevamente a Europa.

Bolívar, asumiría poco a poco las ideas liberales, a través de la literatura que había inspirado la revolución francesa. Con su antiguo profesor y amigo, Simón Rodríguez tiene lugar el llamado Juramento del Monte Sacro, en Roma, donde Bolívar decide consagrar su vida y todas sus energías a la liberación de las colonias americanas.

El fervor revolucionario del momento y sus conversaciones con importantes intelectuales, le habían hecho comprender la injusticia que entrañaba el sometimiento de América al yugo español. Tras tener noticias de las fallidas expediciones libertadoras de Francisco de Miranda en Ocumare y la Vela de Coro, Bolívar decide emprender el viaje de regreso.

Para 1808 Bolívar ya se había incorporado a las actividades conspirativas. Partidarios a ultranza de proclamar la independencia absoluta de Venezuela, Bolívar y Miranda instan a los miembros de la Sociedad Patriótica a pronunciarse sobre la invasión de Napoleón a España y la retención en Bayona de Carlos IV y su hijo Fernando VII.

En este sentido, ante el Congreso Constituyente de Venezuela, reunido el 2 de marzo de 1811, Bolívar dicta su primer discurso memorable: "Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana. Vacilar es perdernos", hecho que comienza a concretarse a partir de ese 5 de julio.

Bolívar se convierte desde 1813 en el máximo conductor de un proceso revolucionario de dimensiones y alcance continental, por lo que es conocido como el Libertador. Su propuesta visionaria era formar una gran confederación que uniera todas las antiguas colonias españolas de América.

El 15 de febrero de 1819 instala el Congreso de Angostura y el 17 de diciembre dicta la Ley de la República, dando origen y materializando su idea integradora de la República de Colombia, con tres Departamentos: Venezuela, Cundinamarca y Quito, siendo designado su primer Presidente.

No obstante, el proyecto de una gran Hispanoamérica unida no era compartida en los antiguos virreinatos, audiencias y capitanías generales del imperio español, cuyas oligarquías locales buscaron la independencia política por separado. El Libertador siempre pensó en esta integración política y económica como la gran estrategia para enfrentar los peligros del imperialismo europeo y del naciente imperialismo norteamericano.

El 24 de junio de 1821, en la llanura de Carabobo, se sella la liberación definitiva de Venezuela, con la conducción del Libertador. Posteriormente, Bolívar le encomienda al joven general Antonio José de Sucre la incorporación de Guayaquil a la República de la Gran Colombia. Lograda ésta, Sucre libera a Quito el 24 de mayo de 1822, con su triunfo en la batalla de Pichincha. Por su parte, el Libertador venció el 7 de abril de 1822 en Bombona y, posteriormente, el 6 de agosto de 1824 hizo lo propio en Junín, preludios de la decisiva batalla de Ayacucho, librada por Sucre el 9 de diciembre de 1824, con lo que prácticamente quedaba libre del poder colonial español toda América del Sur.

En 1825, Sucre influyó para que las provincias del Alto Perú se independizaran del gobierno de Buenos Aires, constituyendo un país soberano al que llamaría Bolivia, en honor al Libertador, y siendo su primer Presidente.

No obstante, ante la presión de los peruanos, que se opusieron a la independencia boliviana, y a los varios motines que se sucedieron, el 18 de abril de 1828 estalla un motín en Chuquisaca, donde el Mariscal Sucre es herido de un balazo en un brazo. Este incidente provoca su decisión de abandonar el cargo, para evitar rencillas y contribuir a la pacificación de la República.

Para el año 1830, la Gran Colombia se encontraba en un inevitable proceso de desintegración. Con la reforma constitucional de 1830, que impulsó el Congreso Admirable para la Gran Colombia, los enemigos naturales de Bolívar y Sucre logran promulgar una norma que estipula que para ser presidente o vicepresidente se debía tener 40 años (Sucre tenía 35). Posterior a este acontecimiento, Bolívar lo envía como parte de la comisión que viaja a Venezuela para conciliar a las partes y evitar la sedición. Sin embargo, las conversaciones no prosperaron y debió regresar.

Por ultimo, y como determinante histórico de lo que ocurriría después, cuatro disparos de fuego cruzado en la montaña de Berruecos, terminan con la vida de Sucre, un 4 de junio de 1830. El magnicidio, que conmovió a toda la América hispana, acabó también con el sueño bolivariano integrador. Páez en Venezuela y Santander en Colombia triunfaban por sus ambiciones personales.

En 1830, Bolívar renuncia a la Presidencia de la Nueva Granada y se traslada a Santa Marta. El español Joaquín de Mier y Benítez le ofrece alojamiento en la Quinta San Pedro Alejandrino, para que pueda descansar y recuperarse de su padecimiento de salud. Durante los siguientes días, fue atendido por el médico francés Alejandro Próspero Révérend. El 10 de diciembre, firma su testamento y la carta conocida como Última Proclama, en la cual plasma una de sus más célebres frases: "Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro", en relación a su deseo de impedir la separación de la Gran Colombia. El Libertador fallece a los 47 años de edad, el 17 de diciembre de 1830.

Hoy día, el pensamiento bolivariano es una concepción del mundo americano que comprende un sistema de ideas económicas, sociales, históricas, políticas, jurídicas y militares sobre la independencia, la formación de la República, la integración y el equilibrio de las sociedades hispanoamericanas en el concierto de las naciones. Su vigencia constituye un legado histórico que hemos retomado 200 años después, teniendo como norte la construcción de la nueva sociedad anticolonial y antiimperialista, basada en el respeto de los derechos de los pueblos, bajo el imperio de la ley.

En general, las ideas de Bolívar están presentes en todos los aspectos de la Revolución Bolivariana, como proceso histórico que avanza en la construcción de una patria libre, soberana, independiente, democrática y socialista, para la felicidad de todo nuestro pueblo.

Ante la encrucijada política en que nos encontramos actualmente, convirtamos el pensamiento bolivariano en el punto de apoyo fundamental para comprender los diferentes sistemas que nos han dominado, por parte de potencias imperialistas, así como reivindicar su esencia previsora y redentora, que nos siga conduciendo por los senderos de la independencia, la libertad y la unidad latinoamericana, para alcanzar el desarrollo de nuestros pueblos.

Hoy más que nunca, este pensamiento libertario y humanista representa para los venezolanos y latinoamericanos un verdadero estandarte de dignidad, que debemos enarbolar con orgullo y sentimiento patriótico, hasta lograr la victoria final.

 

Conocer la realidad para transformarla

 

 

 

Caracas

@ivplanificacionivplanificación@ivplanificacion  
 <script type='text/javascript'>
 <!--
 var prefix = 'ma' + 'il' + 'to';
 var path = 'hr' + 'ef' + '=';
 var addy55952 = 'contacto' + '@';
 addy55952 = addy55952 + 'ivpa' + '.' + 'gob' + '.' + 've';
 document.write('<a ' + path + '\'' + prefix + ':' + addy55952 + '\'>');
 document.write(addy55952);
 document.write('<\/a>');
 //-->\n </script><script type='text/javascript'>
 <!--
 document.write('<span style=\'display: none;\'>');
 //-->
 </script>Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 <script type='text/javascript'>
 <!--
 document.write('</');
 document.write('span>');
 //-->
 </script>


Temas de Interés
 


Documentos Asamblea Constituyente



Mapa del sitioContáctenos